Unknown

by Patricia Valley

-La gente no tiene ni idea de apreciar la fragilidad-. Con esta frase despertó entre cinco cojines de color rojo.


 

-Casi todos prefieren las cosas que no supongan esfuerzo y lo frágil, se aprecia parpadeando más de dos y tres veces.
¿Acaso pensaste que te traía por aquí? no esperes que no lo sepa, yo siempre pienso por más de uno, recuerda que soy la hermana mayor; porque sí, tengo una hermana.


Supongo que querrás un café o comer algo, ¿ tostadas? Yo, la verdad es que primero bebo té y luego café. Con semejante mezcla no se puede desayunar en la cama y con este día sería pecado capital volverse a dormir. ¿Qué te hace gracia? no esperes que tampoco lo sepa, siempre sé lo que pensáis aunque el mérito es no decirlo en voz alta, por si te equivocas, ya sabes.
Es el teléfono eso que suena, parará seguro! una o dos veces más y quizás, entonces me preocupe y deje de darte las respuestas del juego para cogerlo.
Tenías razón en todo lo que me dijiste, lo que pasa es que hay veces que te sientes tan atado a los prejuicios de los demás que te cuesta desprenderte de ellos, te apena pensar que tras la sorpresa viene la rutina, así que por favor, sigue pensando todo eso que creías de mí.


 

¿Sabes? La gente no sabe apreciar las cosas frágiles porque hay que cuidarlas y no suelen durar mucho sin embargo, todo el mundo las quiere tener alguna vez entre las manos.
…andar de puntillas es incómodo pero ves las cosas desde arriba.
Por cierto, no me llamo como te dije pero pienso seguir mintiéndote y desmintiéndote todos los días de mi vida.
¿Juegas?

Advertisements