Ruido Blanco

by Patricia Valley

Detenidos en una gloria solitaria

admitiendo el aire de su refugio,

como arrancando el oxígeno,

perdido en la matriz de nuestros náufragos.

 

Se hunde el ocaso entre las colinas

y reposa en el suelo, y se manifiesta en ruinas

la historia de los incapaces

esparcida en la tierra

y derramadas de sus batallas las semillas

 

El consuelo que anida en la parte más alta de esta tarde

arrasa despacio y fuerte,

en medio de esta tormenta humana.

Y hacemos reverencia a la sutileza

con que el tiempo balancea los segundos presentes

aquí lejos de la urbe

 

Y bajo el grito sordo que anuncia el estallido del cielo

nos estremecemos en esta liturgia

ávidos de la extensión y sus colores

que con franqueza dictan un mañana y su irregular belleza

y se apoderan del hastío

como milagro o costumbre

Advertisements